Para hombres y mujeres que sufren pérdida de cabello, el trasplante de cabello puede ser un procedimiento que cambia la vida. La cirugía de trasplante capilar restaura el crecimiento natural del cabello en áreas que se han adelgazado o sin cabello. Además de la restauración capilar del cuero cabelludo, los trasplantes de cabello pueden usarse para restaurar las pestañas, las cejas, el vello facial y la pérdida de cabello debido a un trauma en el cuero cabelludo y en el cuerpo, también.

Muchas personas se preocupan por el costo de un trasplante de cabello. Los honorarios quirúrgicos por trasplante de cabello pueden variar según el tipo de servicio y el área de cobertura elegida, el área del mundo en que vive, así como las causas de la pérdida de cabello del paciente. Las revisiones de trasplante capilar son diferentes, pero la mayoría de los pacientes están satisfechos con los resultados. El efecto del procedimiento no es solo estético sino también emocional, lo que otorga a muchos pacientes mayor confianza y confianza en sí mismos.

Follicular Unit TRansplantation ó Trasplante Unitario Folicular (FUT) consiste en mover los pequeños grupos de pelo que se producen naturalmente (también conocidos como unidades foliculares), por lo general, desde el área donante permanente del cuero cabelludo hasta el área de pérdida de cabello. Este procedimiento se puede realizar para tratar una variedad de afecciones de pérdida de cabello en hombres y mujeres seleccionados y diagnosticados adecuadamente. Follicular Unit Excision ó Remoción de Unidades Foliculares (FUE), es uno de dos métodos de recolección de donantes utilizados para recolectar las pequeñas unidades foliculares.

Con la técnica FUE, las unidades foliculares se extraen individualmente del área donante del paciente con un micro-perforador redondo pequeño. Ha ganado popularidad en los últimos años y a menudo se describe como un procedimiento “mínimamente invasivo” porque no incluye puntos de sutura, y las escisiones redondas diminutas se dejan abiertas para sanar sin suturas. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que cuando se hacen miles de pequeños cortes en la piel, es un procedimiento invasivo y constituye una cirugía. El trasplante real ocurre de la misma manera con las técnicas de extracción de donantes, ya que los injertos se insertan utilizando varias herramientas y agujas o micro cuchillas en sitios receptores (pequeñas incisiones) en las áreas donde el paciente ha experimentado pérdida de cabello.

El otro método de recolección de donantes implica tomar una elipse de espesor completo de la piel y el cabello y se conoce como escisión lineal, o extracción lineal de tiras elipse, y los pequeños injertos se diseccionan individualmente usando un microscopio. La herida se cierra generalmente con puntos, y esto deja una cicatriz lineal, confinada a un área en lugar de distribuida de forma difusa como la FUE . Esta técnica ha sido utilizada con éxito por cirujanos de trasplante de cabello durante décadas.

Mientras que la FUE, la técnica de recolección ha ganado popularidad en los últimos años porque no produce una cicatriz lineal, los pacientes también deben conocer los riesgos potenciales. A pesar de las falsas afirmaciones publicitarias de “una técnica sin cicatriz”, FUE casi siempre deja pequeñas cicatrices redondas que, cuando se realizan correctamente, se pueden ocultar con peinados cortos. Cuando se realiza incorrectamente, FUE puede dar como resultado un adelgazamiento difuso del donante y dejar cicatrices visibles.

TOPPIKPERU y la ISHRS insta a los consumidores a investigar antes de elegir un cirujano de restauración capilar, y asegúrese de que su médico vaya a realizar su cirugía, y no delegarla a un técnico sin licencia.


Las fibras capilares no dejan indiferente a ningún posible comprador con signos de alopecia o afinamiento del cabello. Aún siendo un producto que se fabrica desde hace décadas, es en los últimos años cuando se ha disparado su consumo entre aquellos que quieren mejorar su imagen de manera inmediata. En el siguiente post os hablamos de este tipo de maquillaje capilar. Os contamos de dónde viene, desde cuando y cómo se fabrica, y qué lo ha hecho tan interesante y popular para determinados colectivos. ¿Quieres saber qué son las fibras capilares y de qué están hechas? Pues presta atención a este artículo.

Fibras capilares, qué son.

Las fibras capilaraes o maquillaje capilar es una forma de disimular la alopecia o bien de densificar el cabello existente. Ésto quiere decir que su uso no solo está recomendado para aquellas personas con caída de cabello. Todos en algún momento de nuestras vidas, por diferentes causas (hormonales, estrés, etc), podemos sufrir de menos cantidad de cabello o que este se vuelva más fino, sin volumen. En estos casos, las fibras capilares son nuestro aliado perfecto ya que nos ayudarán a sobrepasar este período de nuestras vidas. Este producto ha adquirido un gran valor en el mercado cosmético ya que sin alterar ni repercutir directamente en aspectos de nuestra piel (no presenta efectos secundarios) podemos conseguir resultados muy positivos en nuestra apariencia, y de manera instantánea.

A grosso modo, para definir qué son las fibras capilares, podríamos decir que visualmente es una especie de polvo, como una pelusa muy muy fina, que en realidad son filamentos de keratina muy pequeños y que al esparcirlo sobre la zona más clar de pelo se entrelaza engrosándolo.

Con la aplicación de este tipo de fibras consiguerás un aspecto totalmente natural, obteniendo un pelo más denso sin que se note nada extra en tu pelo. Además, este tipo de fibras suelen estar fabricadas para que puedas utilizarlas y realizar las funciones cotidianas de tu día a día, como por ejemplo ir a trabajar, usar casco, ir al gimnasio, debido a su carga electroestática y al tipo de material con el que están fabricadas, que hace que se entrelacen con tu cabello existente. Además, con la aplicación complementaria de un fijador de fibras, éstas quedarán totalmente pegadas al pelo, pasando a la misma vez desapercibidas.


Las fibras capilares no dejan indiferente a ningún posible comprador con signos de alopecia o afinamiento del cabello. Aún siendo un producto que se fabrica desde hace décadas, es en los últimos años cuando se ha disparado su consumo entre aquellos que quieren mejorar su imagen de manera inmediata. En el siguiente post os hablamos de este tipo de maquillaje capilar. Os contamos de dónde viene, desde cuando y cómo se fabrica, y qué lo ha hecho tan interesante y popular para determinados colectivos. ¿Quieres saber qué son las fibras capilares y de qué están hechas? Pues presta atención a este artículo.

Fibras capilares, qué son.

Las fibras capilaraes o maquillaje capilar es una forma de disimular la alopecia o bien de densificar el cabello existente. Ésto quiere decir que su uso no solo está recomendado para aquellas personas con caída de cabello. Todos en algún momento de nuestras vidas, por diferentes causas (hormonales, estrés, etc), podemos sufrir de menos cantidad de cabello o que este se vuelva más fino, sin volumen. En estos casos, las fibras capilares son nuestro aliado perfecto ya que nos ayudarán a sobrepasar este período de nuestras vidas. Este producto ha adquirido un gran valor en el mercado cosmético ya que sin alterar ni repercutir directamente en aspectos de nuestra piel (no presenta efectos secundarios) podemos conseguir resultados muy positivos en nuestra apariencia, y de manera instantánea.

A grosso modo, para definir qué son las fibras capilares, podríamos decir que visualmente es una especie de polvo, como una pelusa muy muy fina, que en realidad son filamentos de keratina muy pequeños y que al esparcirlo sobre la zona más clar de pelo se entrelaza engrosándolo.

Con la aplicación de este tipo de fibras consiguerás un aspecto totalmente natural, obteniendo un pelo más denso sin que se note nada extra en tu pelo. Además, este tipo de fibras suelen estar fabricadas para que puedas utilizarlas y realizar las funciones cotidianas de tu día a día, como por ejemplo ir a trabajar, usar casco, ir al gimnasio, debido a su carga electroestática y al tipo de material con el que están fabricadas, que hace que se entrelacen con tu cabello existente. Además, con la aplicación complementaria de un fijador de fibras, éstas quedarán totalmente pegadas al pelo, pasando a la misma vez desapercibidas.


FIBRAS CAPILARES ¿QUÉ SON?

Desde hace unos meses nos encontramos con que cuando buscamos información relacionada con los problemas de la pérdida de  cabello, más que soluciones para ello, hallamos información para disimular la calvicie con maquillaje capilar, con fibras de queratina o con polvos mágicos.

¿I qué son estas fibras capilares?

Estas fibras de keratina para el cabello, están hechas habitualmente de queratina, dependiendo del fabricante su composición puede variar, es decir, hay marcas como K-Max que buscan que el producto sea 100% natural por ello su composición es 99,5% Keratina, 0,5% silicio orgánico, pero existen otras marcas que sus elementos contienen más compuesto químico.

¿Para qué se utilizan?

Estos productos de fibras capilares se utilizan para aquellas personas que tengan poco cabello, pero siempre tiene que tener un poco, porque si no el producto no funciona y en vez de ocultar perfectamente los clareos lo que hace es evidenciarlo más.

¿Puede empeorar la caída del pelo?

La respuesta a esta pregunta es no, y en ningún caso, al contrario estos productos acostumbran a ser recomendados por los dermatólogos para que las personas que están en tratamientos para frenar la caída del cabello lo puedan disimular con estos maquillajes capilares, Además si nos fijamos con la marca de K-Max esta testado dermatológicamente por tanto no perjudica ni a la piel ni al poro.

Así pues si os encontráis en esta situación que empezáis a ver clareos en vuestro cabello, podéis consultar información sobre las fibras capilares en la web del La Central del Cabell, y si os decidís a comprarlo podéis realizar vuestra compra desde la tienda online


Aunque ya se ha explicado por encima en otras entradas vamos a ver con más profundidad en que consiste realmente el proceso de miniaturización del cabello en la alopecia androgenética.

La imagen que veis es lo que realmente ocurre en nuestro cuero cabelludo cuando nos vamos quedando calvos. Como ya sabréis, el pelo tiene varias fases de crecimiento y cuando llega el momento de caerse, el folículo que lo contiene ya tiene preparado otro pelo para reemplazarlo. Se trata de un ciclo muy básico: nace-crece-muere. Este ciclo es el que se va viendo afectado y es lo que realmente nos crea falta de pelo.

Nuestra “querida amiga” DHT acorta este ciclo de manera que cada vez que el pelo nace de nuevo lo hace más débil, fino y con una vida más corta. Este ciclo se va repitiendo hasta que el folículo prácticamente no crea pelo o simplemente solo puede producir una fina “pelusilla”. Es decir, el pelo cada vez se cae con más frecuencia y el que nace en su lugar cada vez es peor. Como ya adivinaréis en esta parte del texto, no todos los folículos son propensos al DHT, generalmente los folículos “afectados” suelen localizarse en la parte superior de nuestro cuero cabelludo… toda una faena para los hombres.

Afortunadamente hoy en día conocemos un fármaco llamado finasteride que “controla” este ciclo reduciendo el DHT que le llega a los folículos y por lo tanto mejorando el ciclo del cabello. No es magia, es ciencia médica. Muchas personas que no tienen prácticamente pelo (pero que aún conservan muchas “pelusillas”) logran mejorar notablemente su aspecto gracias a la finasteride ya que los folículos no están completamente “muertos” y consiguen recuperarse parcialmente, creando nuevamente pelo sano.

Y bien ¿que es el DHT?. Pues el temido DHT (dihidrotestosterona) no es más que una enzima (5-alfa reductasa) que, en contacto con la testosterona de nuestra sangre, se convierte en el citado DHT.

PD: Si pensáis un poco descubriréis por qué cuando una persona se hace un transplante capilar consigue que ese pelo no se vuelva a caer. La explicación reside en que los pelos que se colocan en la zona “calva” provienen de los laterales y la parte trasera de nuestra cabeza cuyos folículos suelen resistir al “ataque” del DHT. En otras palabras, nos trasplantamos pelos de una zona “inmune”.


Qué son las canas? ¿por qué nos salen? ¿cómo evitarlas? o bien ¿cómo disimularlas? son muchas de las preguntas que nos hacemos cuando empiezan a aparecer.., ¿por qué?

En términos sencillos las canas son la despigmentación del cabello. Según varias investigaciones el paso del tiempo produce una reducción de la melanina que compone el cabello. La melanina es lo que nos da color, al igual que en la piel, un cambio en ella produce una despigmentación y como consecuencia el cabello se vuelve blanco.

Pero investigaciones realizadas en la Universidad de Nueva York  en el 2011 dieron como resultado y llegaron a la conclusión que las canas aparecen por la ausencia  de una proteína llamada “Wnt”. La ausencia de esta proteína en el melanocito provocaría la aparición de la cana.

Algunas personas sufren canicie prematura, y suelen tener canas a edades muy tempranas, alrededor de los 20 años. El factor genético es clave. También existen otros factores de aparición de las canas como estrés, enfermedades, mala alimentación e incluso el consumo de alcohol o tabaco provocaría su aparición.

Una vez que sale la cana es difícil que vuelva a tener el color natural de nuestro cabello. Aunque recientes investigaciones intentan revertir el proceso.

Existe la falsa creencia consistente en que si arrancas una cana, vuelve a salir con más fuerza y más cantidad. Es totalmente falso, incluso podríamos decir que no te saldría más pelo. El motivo es sencillo, al arrancar un pelo podríamos dañar el folículo,  provocando que muera y en consecuencia no salga más el pelo.

Otra creencia sin base científica es pensar que la persona con canas no padece la temida alopecia. Es cierto que el pelo cano es más fuerte y áspero pero no significa que no se pueda caer.


Las fibras capilares están en pleno auge por su eficacia en disimular la falta de cabello. Para todos los que no sepan en qué consisten,  hablaremos qué son y las diferentes marcas que comercializan este producto.

También llamado maquillaje capilar, las fibras son una especie de micropartículas de polvo compuestas de keratina. No hablamos que sea keratina 100% natural porque no todas las marcas comercializan la misma keratina, de ahí que los resultados sean más o menos naturales.

La keratina es una proteína que se encuentra en el cabello, piel, uñas… esta proteína es sumamente importante para mantener la salud de nuestro cabello. Las microfibras capilares están compuestas de keratina orgánica lo que facilita su adhesión al cabello y permite un resultado más natural. Se utiliza en multitud de tratamientos capilares por su capacidad restauradora. La infinidad de marcas que comercializan el maquillaje capilar no están compuestas por la misma keratina. Mientras que unas marcas utilizan keratina 100% natural, otras en cambio, utilizan keratina animal. lana de oveja cuya composición es muy parecida a la humana pero con igual carga electroestática.

Las fibras capilares de keratina se adhieren al cabello gracias a la carga electroestática. Si nuestro cabello está cargado positivamente las fibras al revés, así de adhieren de forma natural. Al utilizar diferentes tipos de keratina nos arriesgamos a que la carga magnética sea igual a la de nuestro cabello y no se adhieran correctamente.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir las fibras capilares es el tamaño. Cuanto más pequeño sea mejor se aplicará y más natural será el resultado.

Existen varias tonalidades que simulan el cabello perdido y dan mayor  densidad. Siempre es mejor utilizar el tono más parecido a nuestro cabello e incluso podemos mezclar varios colores y componer el tono que mejor nos vaya. Algunas marcas venden cocteleras para mezclar bien las fibras y que el tono sea más uniforme.

Si estamos pensando en utilizarlas lo primero que debemos saber es que carecen de efectos secundarios. Es un producto natural usado por personas con problemas de densidad capilar. No es un crecepelo, al utilizarlas el cabello no crece pero si podemos disimular la falta de éste. Es necesario tener “algo de cabello” para utilizarlas, las fibras se adhieren al cabello existente, aunque sea fino, pero es necesario que haya algo de cabello, sin éste, se caerían. Como mínimo debemos tener un largo aproximado de 1,5cm para que queden más naturales y no acaben en nuestros hombros.

No manchan la ropa y resisten a la humedad. Se eliminan con el lavado del cabello con el champú habitual, sí es cierto que si realizamos cualquier actividad deportiva y sudamos en exceso, es conveniente fijarlas con laca para que se adhieran mejor. La utilización del spray fijador no es strictamente necesario pero al fijarlas con laca duran más tiempo. Cada marca tiene su línea de productos. Hablemos un poquito de cada marca.